Edi Flehner

Enemigo de las bios, Edi cuenta la suya así: “Veo alguna lágrima. Me acerco o me alejo de los acordes, las palabras que son iguales, monótonas, o mejor aún, infinitas. Yo hubiera querido que la vida siguiera para siempre. Oigo el ruido del arpa, la arrojo al suelo. Me quiso una mujer que no olvidaré; la dejé o ella me dejó. Transcurro en desorden. Veo con asombro que la luz está declinando”.

Vuelve al inicio