barVarias X

Sólo tres barVaridades esta semana, pero son de lujo. Venimos de Marte, ¿de marte de quién? Hulk en flipbook, y la promesa de abundar en el tema Cargando… las pantallas de espera de los videojuegos.

UNA DE DOCUMENTALES ASOMBROSOS

Los temas inesperados, los datos inútiles, las conexiones secretas y tangenciales son las preferidas en Barbaria. Todo eso y mucho humor hay en el canal de micro documentales de Marciano Moreno, más adictivo que las papas pringles. De Omamori, talismanes y consolas, de Pamplemousse y palabras entrópicas que nos hacen gracia, del Dios de los pedos y las diferencias entre mito y religión, de todo eso y mucho más hablan los microdocumentales de Marciano.

Como no somos supersticiosos (o sí) compartimos la pieza ¿Le tienes miedo al futuro? – Marciano Moreno 13. Pero lo mejor sería que entres y recorras sin brújula los laberintos de los canales marcianos.

UNA DE FLIPBOOKS

Los flipbooks o folioscopios son una de las formas de animación al alcance de todos. Agarrás un cuaderno, un libro, una libreta y dibujás en una de sus esquinas una secuencia animada. Página a página vas haciendo crecer la animación, quién más quien menos, todos hemos hecho en la escuela algún experimento en ese sentido. El artista neozelandés dP Art Drawing es de quienes gustan llevar las cosas al extremo y este es el resultado tras 62 días de trabajo y 1093 dibujos. La famosa escena donde Mark Ruffalo interpretando a Bruce Banner dice «siempre estoy enojado».

Y si no viste The Avengers, si Hulk te importa tres pimientos, si Marvel para vos es una marca de jeans que venden en La Salada, no importa. Está bueno igual.

Via: Gizmodo

UNA DE VIDEOJUEGOS

En Jotdown un exhaustivo ensayo sobre la historia del arte en las pantallas de carga de los videojuegos.

Imagen: Jotdown

Su autor Diego Cuevas comienza así:

A finales de los ochenta y principios de los noventa, ver cómo cargaba un juego era como ir a un museo donde todos los artistas pintaban a golpe de píxel gordo y chillón.

Y desde ahí no se detiene, en un repaso divertido, documentado y nostálgico que podés disfrutar aunque nunca hayas tenido una Commodore.

 

Autor

Vuelve al inicio