Claudia Raffos: En busca de una simbología perdida

«Con un arte cercano a la orfebrería, el bordado y la albañilería, Claudia Raffos logra vencer la severidad de la piedra y hacer que los colores prevalezcan unidos ante las fisuras». Así describe Fernanda Juárez uno de los últimos trabajos de Claudia Raffos, artista visual que con piezas diminutas imagina las tensiones y mutaciones en las relaciones de género. 

His

En la era de la deconstrucción, Claudia Raffos propone –podríamos decir “construye”- una simbología de lo femenino y lo masculino con ladrillos diminutos -tal vez sean píxeles- para adentrarse en el universo fluctuante de las afectividades y los vínculos entre hombres y mujeres.

La técnica elegida por Claudia Raffos consiste en usar las piedras como si fueran acuarelas: diluir la rigidez de las venecitas en una paleta multicolor, con suaves degradées hasta crear distintas intensidades y componer una trama compleja -efecto minecraft- que no es sencillo alcanzar cuando se trabaja con este tipo de material. Esa fusión de colores, a través de pequeñas piezas que se amalgaman visualmente, suaviza la dureza de los minerales hasta desvanecerlos en tonalidades sutiles que sugieren un paisaje brillante y en transición. Los climas van desde un cielo nacarado a las profundidades del mar oscuro y de ahí a un rojo espiritual, donde la artista logra una sintaxis idílica. El azul metálico rodeando el símbolo del varón remata en una flor corazón que, sugestivamente, apunta su lanza hacia abajo y exhibe una brasa encendida en su interior.

Hers

Con un arte cercano a la orfebrería, el bordado y la albañilería, Claudia Raffos logra vencer la severidad de la piedra y hacer que los colores prevalezcan unidos ante las fisuras. Aunque el ojo es un órgano difícil de engañar: como en un tejido, cuando nos acercamos podemos comprobar que los vacíos infinitesimales permanecen ahí. Pero la artista, a través de esas figuras preciosas y encriptadas con forma de girasol y de faro -también de ancla y tulipán-, busca proyectar una mirada de conjunto y delicada sobre las relaciones humanas. El gesto de la construcción es claramente un movimiento afectivo. Los símbolos en piedra que creó Claudia Raffos no renuncian al erotismo ni desconocen las diferencias. Sin recurrir a las clásicas figuras del escudo y el espejo, la artista se hace cargo de esa incomodidad para pensar las mutaciones en las relaciones de género cuando decide actualizar los símbolos en su doble faceta: como flores y  como signos de interrogación.

Dos recuadros blancos con reminiscencia mediterránea. En posición de igualdad, Venus y Marte funcionan como dupla, como pares, aunque cada uno encierre una individualidad irreductible. Sobre la base, se vuelcan unas piezas sueltas que sugieren la aparición de una pregunta sin respuesta. Piedritas de colores como fichas de un rompecabezas, confeti brillante o puntos suspensivos en estado de libre albedrío. La artista insinúa una oración en proceso, una frase que no ha podido enunciarse como tal. Como dudas de época, esas pastillitas sobre la mesa nos recuerdan que aún no se ha dicho todo sobre el amor y sus posibilidades. Y tal vez ahí resida la búsqueda de Claudia Raffos: hacer que toda la intransigencia y aspereza de esos materiales no deriven en un determinismo, en una recta aburrida o un callejón sin salida. ¿Qué son esas piezas sueltas, sino una invitación a pensarnos y abrazarnos en múltiples formas de convivencia? Las piedras de colores -como semillas, como caramelos, como limaduras, como estrellas o vestigios de un arco iris- son el sueño y el alimento que abriga la esperanza de un mundo menos hostil y más amoroso.

 

 

 

Claudia Raffos en redes sociales

Facebook: andamentoalmacen

Instagram: @andamento.mosaicos

Autor

  • Magíster en Comunicación y Cultura Contemporánea (Universidad Nacional de Córdoba). Docente en la UNC y en la Universidad Provincial de Córdoba. En 2018 publicó Al rescate de lo bello (Caballo Negro Editora), una compilación de textos del escritor y periodista Jorge Baron Biza, con quien colaboró en trabajos de crítica de arte. Participó en diversas publicaciones universitarias como Hoy la Universidad, revista Alfilo, Interferencia, entre otras. 

2 comentarios

  • Al oro/ oro
    Y que brille sin encandilar así se puede mirar

  • Sentí cada una de las intenciones de tu trabajo que tan bien describe la Magíster Juarez. Cada una de las piezas era necesaria en tu obra. Felicitaciones Claudia!!!

Los comentarios están cerrados.

Vuelve al inicio