Crónicas desde Barbaria – el azar

1 – El azar como derecho

En Barbaria la timba está protegida por la 3° enmienda de la Carta Magnífica (el equivalente a nuestra Constitución, o como algunos también la llaman el «Sagrado Reglamento de Consorcio”).

Todo barbariano y toda barbariana tiene derecho a jugarse hasta lo que no tiene, ya sea apostando de qué lado cae una moneda, dónde se posa una mosca, o quién intentará derrocar al Príncipe electo la semana que viene.

Es que en Barbaria apostar es parte del ser nacional.
Pero en los últimos tiempos esto está siendo discutido de manera un tanto salvaje.

2 – Algunos no pueden

Al ser una nación pluriespecial, es decir compuesta por múltiples especies, Barbaria creyó conveniente en el “Gran Acuerdo Nacional de 1600 y Pico” establecer algunas diferencias en los derechos. Muchas de las restricciones fueron propuestas por los propios representantes de cada especie. Así, por ejemplo, los Juegos de Azar están prohibidos a ciertos ciudadanos y ciudadanas.
Los más curioso es que les está prohibido a las sirenas que tantas veces este corresponsal denunció como inexistentes. Pero además de las sirenas (que este corresponsal juzga como imaginarias), los juegos de azar están prohibidos según los diferentes y solemnes artículos del Grande y muy Sagrado Reglamento de Consorcio de la República Principesca y democrática de Barbaria, y sus correspondientes enmiendas:

A) Prohibido participar del escolaso a brujas, brujos y sus derivados.

“No nos dejemos jorobar, si decís ‘soy una hechicera, y esa carta dada vuelta es…’, ya sabemos que entras en el apartado A.”
B) Centauros.
“Porque hacen ruido en las salas de juego con sus cascos.”
C) Humanos supersticiosos.
“Son difíciles de detectar, pero son los peores a la hora de enfrentarse al azar y es nuestro deber cuidarlos. Y son también la mayoría.”
Así Barbaria, aunque a priori sus leyes y reglamentos parezcan restrictivos, trata de emparejar las cosas, y se vuelve, si se nos permite la rima, una Barbaria más igualitaria, donde todos tienen derecho a apostar, pero no a todos los dejamos.

3 – Otros encuentran la manera de hacer trampa

Dicho lo anterior, es inevitable escapar al triste hecho de que una serie de personajes (vinculados al Mariscalado) organizaron, en plena pandemia, una lotería clandestina que atentaría contra los principios mismos de Barbaria.
Los organizadores se escudaron tras nombres ficticios, como los siguientes:

¡Superloto de la Fortuna del Cielo Celestial del cielo!

¡Bingo de las tapitas de Hidromiel suavemente saborizada que cambiarán TU vida Para Siempre!

Raspá y ganá, ¡a secas!

Y otros que proponían elegir un número cualquiera entre trescientos cuarenta y cinco y dos millones cuatrocientos mil quinientos siete. A quienes resultaran favorecidos por la diosa Fortuna (o el dios Fortuno) se les prometían:

¡Maravillosos premios inimaginables!

Resultó ser que tras el sorteo los ganadores se pusieron dolorosamente al corriente de que los premios eran incobrables, porque todos tenían fecha de vencimiento (muy cercana) y eso hacía que:

¡Hermosas vacaciones en Brasil!

(dos días para optar por el premio)
O
¡Conocé las lujuriosas islas griegas!

(antes del sábado que viene)

No eran aprovechables para nuestros compatriotas porque la pandemia los tiene aislados en un ciento por ciento.
Seamos claros: son pocas y pocos les barbarianes que quieren salir del país en tiempos normales (ver porcentaje de consultora demográfica más abajo).

Humanos observan guarismos por TV. Desconocen el concepto mismo de «guarismo»

CENTAUROS 4 % (porque pueden volver al galope)
Sirenas 540333 % (no se suma porque no existen)
Humanos 39 % (que se ve empatado anualmente con humanos de todo el mundo que vienen a vivir aquí)
Minitauros: Yo

Fuente: Dibhuja, Mc Anea y Asociados

Dicho esto, lo de las pocas ganas de salir en tiempos normales, no evita que los y las barbarianas promedio quieran ganar. Y ganar es recibir y hacer ejecutar el premio. ¿Quién quisiera salir de Barbaria en tiempos de pestilencia mundial? El covid (al que nuestro gran comité alquímico ha encontrado por fin la solución pero que solo resulta efectiva si no se traspasan las fronteras por arcanas cuestiones geománticas) impide cobrar premios consistentes en viajes.
Por ello, en un rápido y democrático golpe interno, el principado democrático, el consejo de druidas, el jefe de las tropillas Independientes de Centauros, y otros de los sectores corporativos, han decidido en votación rápida y secreta destituir a las autoridades del Mariscalado Autocrático y Autónomo y prohibirles de aquí hasta la eternidad, o el fin de los tiempos (lo que ocurra antes) organizar:
Bingos
Kermeses
Juego de trileros
Todo tipo de variantes de Piedra Papel o Tijera
Campeonatos regionales, pan regionales y locales de Ludo y todo juego similar (exceptuando Ajedrez, go y damas, que pertenecen a la categoría de juegos de pensar)
Rifas en todas sus variantes
Lanzamiento de monedas al aire
Lanzamiento de dados al aire
Lanzamiento de Príncipes democráticos al aire (esto teniendo en cuenta los infaustos hechos de 1959)

Los representantes Juan Devora y Pinchame Destruye han presentado un pedido de anulación en la Corte Suprema de Maryland (la capital del Poder Judicial de Barbaria) y la situación crece en dramatismo.

Desde Barbaria, para Barbaria, Nikki Minitauro.

  • Descendiente de Álvar Núñez Cabeza de Vaca, se jacta de tener más de cuatro ancestros barbarienses. El periodismo es su oficio, pero sus aficiones más destacadas son la realización de audiovisuales y la degustación de alfafa. Su vida es un laberinto.

  • Ilustrador, artista plástico, humorista. Publica y publicó en todos los medios que vale la pena. Hace buenos asados, vive con Marisa y tiene un perro que se llama Teo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio
A %d blogueros les gusta esto: