[Cuestionario Fijo] Luciana Bertoloni: En estado de alteridad

Arte en colaboración. Registro de performance: Cecilia Casenave

Luciana Bertoloni nació en Córdoba. Es artista visual, Licenciada en Arte y Gestión Cultural, Profesora Superior de Dibujo y Escultura en la Escuela Provincial de Bellas Artes Figueroa Alcorta. Actualmente cursa el Posgrado en Estudios Culturales de Performance en la Universidad Nacional de Córdoba.

Ha incursionado en diversos lenguajes artísticos, entre ellos el dibujo, la escultura, los objetos y la fotografía. A su vez, la investigación en la performance y el entrenamiento corporal la llevó por nuevos caminos, en algunos casos con otros artistas.

Participó en salones nacionales, muestras colectivas e individuales. Parte de sus obras pertenecen a colecciones oficiales, como el Museo Genaro Pérez y el Museo Caraffa, y a colecciones privadas del país y del exterior. Vive en su casa-taller en Unquillo.

Las imágenes que ilustran la nota forman parte de la obra producida entre 2012 y 2020. Las técnicas: hierro, cemento, vitrofusión y cerámica. Y registros de performance (obra en colaboración).

¿En qué estás trabajando en la actualidad?

En este contexto de pandemia me estoy apropiando de los lugares cotidianos de mi casa, como espacios expositivos. Lo que hago es construir relatos a partir de mi convivencia con una serie de animales: gatos, perros, gallinas. Me interesa atravesar experiencias sensibles que entren en fricción con el entorno, convocar al deseo de ser otro, recrear el tiempo. Este acto implica construir espacios de alteridad, ser otro, un animal, no es ficción, es real, lo estoy siendo. Empecé con estos proyectos gracias a las investigaciones en performance, algunos los llevé adelante con otres artistes, Theo Hepp, Cecilia Casenave y Silvia Vera Barros, que están investigando la imagen en el campo de la fotografía. Me gustan los proyectos colectivos. Con Silvia hicimos las últimas producciones, ella hace registros de mis performances y a su vez las interviene. Esta experiencia sucedió en el bautismo de las gallinas, que consistió en una especie de cremación de una de ellas, siguió con un baño de plumas y terminó con una coronación. Siempre incorporándome en el cuerpo objetos, ornamentos y atuendos hechos por mí, como cascos de plumas y gemas. Me interesa ese cruce de producción material y de imaginarios que se traducen en múltiples y diversas acciones.

¿Cómo definirías lo que estás produciendo y cuáles serían los antecedentes tanto internos a tu obra como externos que te llevaron hasta este punto?

Podríamos decir que lo que estoy haciendo es un trabajo de arte en colaboración y a la vez de investigación. Tiene antecedentes en lo que hice durante toda mi carrera, que fue la escultura, el dibujo, la escritura y la fotografía. Mi interés por la fotografía surge de una interesante clínica que hicimos con la docente e investigadora Ianina Ipohorsky, dentro del trayecto de la Licenciatura de Arte y Gestión Cultural. Ahora estoy en ese momento interdisciplinario: por un lado el despliegue conceptual que vengo trabajando con mucha lectura e investigación, no sólo leer textos de otros, sino incorporar nuestras propias experiencias dentro de este campo de producción, y por el otro el uso de destrezas adquiridas a la largo de mi carrera en relación a las técnicas para realizar objetos, obras, esculturas y dibujos. El texto artístico es uno de los más complejos, ya que comprende no solo el bagaje material y conceptual sino que en él también se insertan muchas referencias a nuestro pasado, como la memoria, la psicología y la historia.

Arte en colaboración. Registro de Performance: Silvia Vera Barros

¿Cómo es el proceso de creación? ¿Tenés en claro gran parte de lo que querés antes de ponerte a trabajar, o la creación se define en el taller y con los materiales seleccionados?

Pienso que la creación consiste en pequeñas apropiaciones que uno hace y que va componiendo a partir de los hechos que se nos presentan en la vida cotidiana. Desde lecturas hasta experiencias mínimas pueden devenir en pequeños actos poéticos, que nos indagan y nos sensibilizan. Yo vivo en Unquillo y tengo bastante  espacio en mi jardín donde hay zonas silvestres. Y lo vivo como un lugar atemporal, de meditación, de trabajo con la naturaleza y de encuentro con la tierra, un tiempo paralelo, desconectada de las obligaciones, de la tecnología y demás distracciones. Es en esos lugares es donde encuentro determinados objetos que me llevan a la poesía, como las plumas, hojas, plantas,  animales, etc. Con lo que “encuentro” en el jardín se produce un cruce de elementos y surgen obras nuevas. Igualmente, teniendo ya un desarrollo técnico en mi producción, estoy en búsqueda de las combinaciones con otros materiales.

¿De qué artista o movimiento contemporáneo argentino o del extranjero te sentís cerca, o al menos lo has incorporado como un interlocutor silencioso para pensar tu trabajo?

Podría decirte que son muchos les artistes que me interesan, desde las vanguardias de los sesenta hasta la actualidad, argentinos y latinoamericanos más que europeos. Liliana Maresca en la performance, en la fotografía Marcos López y Nicola Constantino, y en el dibujo y pintura Daniel Santoro, que además de un gran intelectual trabaja sobre el imaginario y  la estética peronista. También algunos músicos, como Federico Moura, quien en la posdictadura rompió los esquemas y le dio lugar al cuerpo, en realidad él hacía performance sin nombrarla como tal. Otro, que murió recientemente, es Sergio De Loof, que hacía vestidos que eran realmente obras de arte, eran esculturas en papel. Son personas que admiro, pero mi obra está basada más en hechos de la realidad y en lecturas. Leo muchísimo a Judith Butler, sobre la identidad, y actos performativos. Me gusta mucho la filosofía feminista. Estoy leyendo a Silvia Federici, Calibán y la bruja. Me siento muy identificada con las brujas, que desde la Edad media hasta en nuestros días fueron víctimas de una persecución constante. Me interesan mucho Deleuze y Guattari, Suely Rolnik, y Richard Schechner, teórico e investigador de la performance. Otro autor es Ervin Goffman, que en su libro La presentación de la persona en la vida cotidiana rompe ese mito de actuación por un lado y realidad por otro. En realidad estamos actuando todo el tiempo, en este momento por ejemplo o cuando voy a hacer las compras al supermercado o doy una conferencia o una clase. Siento que cada clase que doy por zoom es como una performance: a mis alumnos trato de motivarlos para que hagan de su vida una obra de arte, vivir desde el arte y llevarlos a otros lugares no comunes, y eso tiene que ver con todo un trabajo poético y transformador como modo de vida.

Luciana Bertoloni en redes sociales y web:

Facebook: luciana.bertoloni

Instagram: lucianabertoloni

www.lucianabertoloni.blogspot.com.ar

 

  • Licenciado en Letras Modernas y periodista cultural. También incursionó en la docencia y la escritura de guiones documentales. Publicó el libro de cuentos El fin de la intimidad, y tiene otro más inédito, además de uno de perfiles en preparación.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio