[Cuestionario Fijo] Pablo Peisino: Artista recolector

Amante del comic y de los videojuegos de los años noventa, Pablo Peisino experimenta con el dibujo, el collage y el bordado para hacer obras que en algunos casos llegan a la tridimensionalidad y lo escenográfico. Sus piezas están realizadas a partir de telas, revistas antiguas y cajas de distinta clase a las que interviene con imágenes inspiradas en la ciencia ficción y en el cine y la literatura de personajes marginales y desfondados. Estudió artes en la UNC, donde conoció a su principal maestro, el artista plástico Carlos Crespo, a partir de ahí comenzó un viaje que tuvo diversas estaciones, con gran cantidad de muestras individuales y colectivas, además de un singular aporte gráfico en la editorial Llanto de Mudo, que fundó en 1995 junto a Diego Cortés y Federíco Rubenacker.

¿En qué estás trabajando en la actualidad?

Siempre utilizo diversos materiales y técnicas, aunque tengo algunas preferidas como el dibujo, el bordado y las esculturas blandas. En estos momentos estoy dibujando y a partir de esos dibujos hago bordados en telas o en cortinas de plástico, de las que se usan en los almacenes. Compro las piezas por colores separados, las armo y hago dibujos. Es una serie de dibujos pixelados, una especie de 8 bits de los videojuegos de los noventa, que es una de las influencias que tengo junto con el comic. Y en cuanto a lo conceptual, mi obra es como un intento o un ensayo por responder algunas preguntas o incógnitas sobre lo absurdo y lo bello de estar vivos, de porqué suceden las cosas que suceden y porqué estamos acá. También he trabajado durante mucho tiempo el tema de la ecología, la destrucción de la naturaleza por el avance del hombre, y la respuesta de la naturaleza hacia el hombre. Puedo resumir lo mío como una bitácora de la aventura humana en la tierra, pero el tono no es siempre pesimista, trato de ponerle un poco de humor.

¿Cómo definirías lo que estás produciendo y cuáles serían los antecedentes tanto internos a tu obra como externos que te llevaron hasta este punto? 

Hay un contrapunto que es la columna vertebral de mi obra: por un lado, lo visualmente simple e ingenuo del procedimiento, y por el otro una visión humanista. En concordancia con el intento de dar cuenta de la lucha del hombre y la naturaleza, trato de crear con materiales reciclados. Fue así que empecé los bordados. Mi madre cerró una mercería que tenía y le quedaron un montón de hilos y botones, entonces empecé a pensar qué podía hacer con eso. Y lo que hice fue reutilizarlos. También suelo trabajar con otros materiales descartables que encuentro en la basura, superficies ya usadas, que utilizo como soportes. Por ejemplo cajas (que pueden ser de cereales, de whisky o de otras cosas), comics rotos y revistas antiguas de los años sesenta que compro en librerías de usados e intervengo con collages en las tapas. Esa es una de las variantes de mi obra.

¿Cómo es el proceso de creación? ¿Tenés en claro gran parte de lo que querés antes de ponerte a trabajar, o la creación se define en el taller y con los materiales seleccionados? 

Tengo dos maneras de trabajar, planificada o al azar, y no me cierro en ninguna. Como ya tengo mis ejes temáticos sobre los que trabajo siempre, la mayoría de las veces las obras son planificadas, pero también hay otras que surgen de improviso o accidentalmente a partir de una película, un libro o algo que me inspire.

¿De qué artista o movimiento contemporáneo argentino o del extranjero te sentís cerca, o al menos lo has incorporado como un interlocutor silencioso para pensar tu trabajo? 

La mayor influencia la recibí de mi profesor Carlos Crespo cuando era estudiante en la Escuela de Artes. Él fue el principal. En segundo lugar está el escultor Pablo Suárez, otro artista que me gusta mucho es Guillermo Iuso, de Buenos Aires, me interesa su forma de trabajar y la austeridad de su obras. De mis contemporáneos de Córdoba podría nombrar a Aníbal Buede, Gustavo Piñero y Juan Juárez. Pero no me nutro sólo de las artes visuales, también he tomado mucho del comic, de la ciencia ficción, de los libros de Philip K. Dick, de la poesía de Bukowski, y de otros como Bolaño.


Últimas muestras y distinciones

Respawn (Centro Cultural Kirchner, Buenos Aires). 2019; Sumisión corrosiva (Galería The White Lodge, Córdoba). 2018; In space (La Onion, Buenos Aires), 2015. Este año recibió la beca Oxenford; en 2017 el premio Obrar (Municipalidad de Córdoba); y en 2016 el 2° Premio Salón de Escultura Patio Olmos – Museo Caraffa.


Pablo Peisino en Internet y redes sociales

www.pablopeisino.blogspot.com
www.pablopeisino.tumblr.com
Facebook: pablopeisino
Instagram: pablopeisino


También pasaron por el Cuestionario Fijo:

  • Licenciado en Letras Modernas y periodista cultural. También incursionó en la docencia y la escritura de guiones documentales. Publicó el libro de cuentos El fin de la intimidad, y tiene otro más inédito, además de uno de perfiles en preparación.

2 comentarios

  • Excelente columna.
    En nuestra ciudad carecemos de medios gráficos que reflejen la calidad y cualidad de nuestros artistas. Es por eso que este espacio por redes sociales viene a suplir en parte esa carencia que a caracterizado siempre a Córdoba y que en los últimos años se ha hecho mas notoria. Las preguntas son precisas y permiten mostrar un panorama amplio del artista entrevistado. Felicitaciones a Gustavo Pablos que a través de su esfuerzo ( junto a otros pocos periodistas) aproxima a los artistas a más gente, aportando de esta manera material que exhibe el panorama cultural de la ciudad.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio