Una gran familia

Mamá me lo había explicado. Me costaba entenderlo bien, pero lo que me quedaba, era que al final, todos, las personas que estamos acá, venimos de Adán y Eva, que ellos son nuestros padres y, como dijo mi papá, también

Edith Vera y “El jardín de los astronautas”: un libro y un sueño de Silvina Mercadal

  Antes de comenzar quiero decir que el título del libro apela a una doble nominación, por un lado el jardín de infantes donde Edith Vera fue directora durante casi 20 años y el jardín secreto y enigmático de la

Dios salve a la Reina (Sobre Festival, de César Aira)

Esteban Ierardo: la serenidad como antídoto

[Podcast] Augusto Porporato: ¿Casualidad o mirabas por la ventana?

Hernán Vanoli: La literatura ante los desafíos de las plataformas

Historia de un sueño literario

Capote: una mirada implacable

Vicente Luy o la intensidad

Paulo Leminski: El prisma de Descartes

Me levanté con el pie izquierdo

Por qué leer a Etgar Keret (y un cuento de regalo)

[Libro] Celebración en la Galaxia Bradbury

José Pizarro: Historias heredadas

Salinger: la fuga final

Una cena fallida

Seis libros para sentarse a escribir

[Podcast] Pablo Dema: El tono de una voz perdida

Cuando los periodistas van al infierno

Catatau (Dos extractos)

[Reseña] La letra es un dibujo

{Entrevista} Mario Bellatin: “Cada lector debe inventar el libro que necesita”

De casas, hogares y refugios…

Casas reales, casas poéticas, casas como montes, casas que no están y sin embargo… casas muertas y casas vivas, casas

Infanta antología ciega del crimen en Córdoba

  (John Berger ha escrito que el alma probablemente es ciega: él lo ve así.) (Después de muerto... ¿tendré que

[Fotogramas) Poema sobre Sátántangó de Béla Tarr (3)

Detrás de las ventanas, las bestias se hunden en el barro y adornan el paisaje de un cielo recortado por

Es la vida, es la vida, es la vida

Sentado en el balcón. Atardece, está fresco. La Piru, en mi falda, aguanta poco, yo también. No tengo nada que

[Fotogramas] Poema sobre Sátántangó de Béla Tarr (2)

Detrás de los bueyes que me despertaron a mitad de la noche para pisotear el suelo verde de mi mente,

[Fotogramas] Poema sobre Sátántangó de Béla Tarr (1)

Los caballos escuchan a lo lejos las campanadas de la capilla y pisan el agua que humedece la tierra del

Catatau (Dos extractos)

Traducción de Reynaldo Jiménez (…) Nervios, susto, espectáculo: ¡polvo, apenas un poco de ventolera, y mientras tanto, entonces! ¡Guerra: el

Hundido

En una entrevista que encontré ayer en La Nación, Daniel Guebel, con motivo de la publicación de una de sus

[Fotogramas] Poema sobre El sabor de las cerezas de Abbas Kiarostami

  Vuelan las aves negras sobre el cielo de Teherán cuando el joven soldado huye por los caminos de montaña.

Se desvanecen los barcos

Hoy me borré del trabajo, fui a ver los barcos. Me gusta ver los barcos esos días de bajas nubes

Nazarenos

frío Dicen, yo no me acuerdo, que fui un niño precoz. Dicen que cuando apenas contaba con seis o siete

De ropas, cuerdas y vientos

En los poemas elegidos son mujeres las que cuelgan, recogen, miran la ropa en la soga. Recuerdo escenas de películas

[Fotogramas] Poema sobre Mouchette, de Robert Bresson

Perdió un zapato en el barro la niña durante el ciclón. Con la cabeza entre las rodillas, no ve las

Aire comprimido

Mamá y papá siempre se llevaron mal. Discutían por cualquier cosa, desde dónde pasar Año Nuevo hasta cómo había que

De orugas y caracoles

El caracol como habitante de la tierra, capaz de escuchar los sonidos ínfimos de la gramilla que crece, de dejar

Erszébet

La vi en aquella vereda gris, como si un nuevo color hubiese caído en el barrio. Era una mujer que

Tío Núñez

  Tío Núñez tuvo un idilio de final nefasto con una morena bien formada, de ojos verdes y poco inclinada

mi amo

En celulares o tablets, esta entrada se ve mejor en sentido horizontal mi amome pegabaen la espaldacon su látigo me

De amigxs, memorias y despedidas

En celulares y tablets esta entrada se visualiza mejor en posición horizontal. Lxs amigxs, la vida dos veces, el encuentro,

Prometeo / Desencuentro – dos cuentos

Prometeo Me llaman el previsor porque facilité el fuego a los mortales. Hecho que hizo encolerizar a los dioses.  Mi

El perro del vecino

Hoy ha muerto el perro del vecino. El señor Pop espera nervioso el servicio fúnebre canino, mientras pasea a lo

La última imitación

La primera imagen que me viene a los ojos cuando escribo el nombre de Lucas Staub es una ventana de

De intertextos, versiones y amores

Los poemas de esta selección vuelven a Edith Vera, son de poetas que la reconocen como huella, marca, origen  de

Puerta espacial

En el sur norteamericano vivía este granjero. Compró el lugar cuando sus fuerzas seguían en pleno apogeo; lo que había

Matador

El jean ajusta los muslos, marca bulto y deja a la vista las nalgas duras sobre debajo de esa tela

La historia es simple

Sí, muy simple, tanto, que no debiera pasar nada. Por lo menos es la intención. Pero claro, es necesario contar,

El betún de la filosofía

I Aclaro de entrada para que no me salten los filósofos; no soy filósofo. Sólo un lector inquieto, por momentos

La invocación

Todo lo ocurrido en este relato es ficción, o tal vez no.   Sus protagonistas nunca existieron, o tal vez sí.

Un cuentito lumpen

Yo era un boludo grande, eso era evidente. No trabajaba y era mantenido por un sueldo del Estado, por un

De soles y fulgores…

En estos poemas elegidos, el sol, el sol como lo que no muere y perdura, el sol como posibilidad de

Maldita Pandora

“Nunca se está tan mal que no se pueda estar peor”, decía su padre, pero estaba equivocado. A esta conclusión

Homenaje a Cortázar

Como un Jekyll y Hyde contemporáneos, el reconocido director de cine publicitario Edi Flehner se aleja de la cámara y

La vieja que vivía al lado de mi casa

La vieja que vivía al lado de mi casa se comía la pata de un pollo y al hueso lo

Mi paradiso

Todos tuvimos un cine en nuestro barrio. Por entonces todavía había varios cines en cada barrio, pero había uno que

alitas

Posiblemente él también sabe que “insignificancia” es el vocablo que le cae justo a la tarea de escribir, y como

Un cuento suicida

Carlos Lupito era un honesto y auténtico suicida. Pero, aún morirse adrede, implica un verdadero aprendizaje si acaso quieren evitarse

De hierbas, magias y conjuros

Hierbas que curan, que arrullan y son colchones para el amor, hojas que dibujan seres imaginarios, oscuros y tal vez

Rascar

La editorial Postales Japonesas acaba de publicar Espeluznante. Quince cuentos de terror de Córdoba, que reúne historias de Daniel Teobaldi,

Portero visor

La tele se había vuelto aburridísima. Las novelas ya las sabía de memoria. Los noticieros repetían siempre la misma historia.

américa

Sé de una poderosa flota china del siglo XV, al mando del eunuco Zheng He, que llegó no sólo a

El perro loco

Había un perro, en mi barrio, que se volvió loco. Era el perro de todos, porque no tenía dueño. Nunca

De manteles, pájaros y mariposas

Hoy elijo cuatro poemas donde hay manteles, pájaros, mariposas… Y en ellos la infancia cobija la ternura, la sorpresa, la

Recensión fallida de una literatura no cordobesa

Damián Tabarovsky, que jamás se presenta a premios literarios, hace que el narrador de su novela La expectativa se pregunte:

El arte de bordar

En unos de los tantos vivos en las redes que vi en esta cuarentena escuché a Patricio Emilio Torne leer

Los gerentes no se ponen nerviosos

No se lo puede decir. No sabría cómo hacerlo. Después de tantos años, no sabría cómo armar la frase para

Esa flor silvestre

Siempre que encuentro una florcita amarilla silvestre o cuando mi nieto me la regala como el mejor de los presentes,

La proveeduría de Don Alfredo

  La proveeduría de don Alfredo era referencia en el barrio de Palermo, le compraban los judíos de villa Crespo,

El mayordomo alemán (monumento a Chejov)

En  "Tres Rosas amarillas", uno de sus cuentos más conocidos, Raymond Carver homenajea a uno de los maestros del género:

El alimento de los peces

Pablo se acostó a dormir la siesta después de trabajar. Sonó el timbre y no quiso atender. No esperaba a

El cigarrillo de Renzo

  Renzo jugaba con su cigarrillo, haciéndolo rodar entre el pulgar y el índice, a la espera de un nuevo

Publicaciones anteriores

Vuelve al inicio