Luzmila Carpio. Haciendo el documental

Luzmila Carpio es una de las cantantes más vibrantes de Bolivia. Su música que rescata las voces tradicionales quechuas, llena de espiritualidad, habla de su pueblo, su tierra, la naturaleza que la rodea, y la pachamama. Canta a Inti sol, a la lluvia, al viento, a la cosecha y a los pájaros. 

Cuando conocí a Luzmila en un concierto increíble que dio en el Centro Cultural Kirchner, su canto, sus palabras entre canción y canción, su música en sí, me inspiraron en hacer un documental sobre su vida, su tierra y su música. Un poco más de un año después estaba en la altura de Bolivia filmando la primera parte de esta historia. Con ella recorrimos el Alto y La Paz, Tiwanaku, luego viajamos a su Potosí natal y fuimos recibidos por una comunidad indígena para juntos festejar el carnaval o Pukllay Raimi, que es la festividad de recolección de la cosecha del maíz. 

Es increíble verla subir y bajar colinas y dando saltitos entre piedras y piedras con una gracia que personas de llanuras de poca altura nunca tendremos. Seguirla con la cámara fue entrar en su mundo ancestral, tan cercano a ella. Porque Luzmila y los pueblos andinos, mantienen viva su cultura, latiendo más allá del paso del tiempo. El diálogo con la pachamama y los seres vivientes que la habitan, escuchar lo que tiene para decir, sus avisos, su advertencias. Nada más excepcional que ver a Luzmila dialogar con los pájaros, conocedora de su idioma, de sus inflexiones, cuando dicen que la papa ya está lista para cosechar o que se viene una tormenta o que vienen directamente a saludarla. 

Luzmila y los pájaros, el documental que estamos haciendo, es un recorrido sobre la vida de esta maravillosa mujer y ese arte que comparte con tanta alegría. Pero es también la historia de cómo hacer un documental en pandemia, con todas las dificultades que significar tener el presupuesto necesario para hacerlo, luchar contra las inclemencias no sólo del tiempo sino del sistema, de los sistemas, para producir independientemente y poder contar esas historias que se nos escapan, que hablan de nuestra cultura latinoamericana y a la vez de su conexión con el resto del mundo. Ese ida y vuelta entre ancianos y jóvenes, de acá y de allá, de los altos y los bajos, que siempre es posible y necesaria. 

Para hacer un documental independiente primero hay encontrar una historia que nos enamore, poner mucho del equipo de trabajo (dirección, producción, investigación) para poder llegar a ese primer bosquejo de guión, y ese proyecto de rodaje. Y luego el proceso de ir consiguiendo dinero para financiar el próximo paso, el próximo rodaje, sea pequeño o grande. Que empiece a caminar el proyecto. Los métodos de financiación siempre son difíciles, están los fondos públicos que cada vez brillan más por su ausencia, la burocracia que hace que aunque la historia sea ahora, el dinero va a llegar mucho después. También está la posibilidad de recurrir a privados, que pueden hacer su pequeño gran aporte. Todo sirve y todo ayuda. Pero hay que dar una pelea en muchos frentes.

También hay un método que se utiliza cada vez más para paliar el vacío que dejan públicos y privados: el crowdfunding. A través de una plataforma de internet se pide ayuda a la comunidad global para que haga su aporte al proyecto. Pequeños aportes se van sumando para llegar al dinero pedido para seguir el proyecto. Este es el camino que hemos transitado ahora, teniendo en cuenta además que todos los documentales que produjimos con ayuda de la gente hoy están online y compartidos para que el ida y vuelta sea recíproco. Que estas historias lleguen a todos, de una forma u otra, intentando que la cultura, no importa de donde provenga, apele a lo global.

Podés clickear en la foto y ver el crowdfunding del documental

Esta es la pequeña historia detrás de la gran historia que es Luzmila Carpio, su pueblo, su tierra y su canto. Luzmila y los pájaros escrita en formato documental.

  • Director y guionista de documentales. Graduado en la Universidad de Buenos Aires como Diseñador de Imagen y Sonido y cursó un postgrado en la Universidad de Barcelona como Guionista Cinematográfico. Últimamente está despuntando el vicio de la escritura en Barbaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio