Mucci, Fito Páez (y los videos exquisitos)

 

 

Mariano Mucci nació en Buenos Aires en 1962, es hincha de River, de chico vivió un tiempo en Japón. Y además es director, guionista y documentalista. Tiene en su haber largos de ficción: Pernicioso Vegetal (con Antonella Costa, Cecilia Roth y Tato Pavlovsky), El Boquete (con Valentina Bassi y Luis Ziembrosky) y Motivos para no enamorarse (con Jorge Marrale y Celeste Cid). También dirigió programas de TV fundamentales como De la Cabeza, Boro-Boro, D.N.I., 99,99%, Continuará… Actualmente es Coordinador del área audiovisual de la Biblioteca Nacional. Todo muy lindo, pero Barbaria tiene su propia agenda. Casiana Battista – realizadora y productora audiovisual – conversó con Mariano sobre los tiempos no tan lejanos, pero tal vez perdidos, los del boom del videoclip. Mariano dirigió más de cincuenta videoclips de Fito Páez, Los Redonditos de Ricota, Joaquín Sabina, Los Pericos y Los Twist, entre otros. Cuando empezó el lenguaje se estaba inventando, y ahora, varios años después, sigue pergeñando nuevas maneras de maridar la música y lo visual, aún en estos años en que con MTV convertida en un canal de realities el género se ha mudado, con menor presupuesto (y mayor independencia, tal vez), a la web, al streaming y tal vez al ámbito de los VJs.

Casiana, conocedora del rock nacional, fan de Fito y de la obra de Mariano, lleva al entrevistado y a los lectores por una época lúdica y desmesurada, donde en el mainstream era posible hablar de Arlt o del embalsamador de Evita:

¿Cómo empezó todo?

Yo estaba estudiando cine en el instituto de Avellaneda, cuando arrancó MTV. En esa época, entre el 84 y el 87, MTV era todo lo que nos gustaba. En el segundo o tercer año de la carrera me contacté con los muchachos que me gustaban: los Redonditos de Ricota. Los grabamos en Super 8 en un recital en el primer lugar grande que tocaron, Palladium, y el tema era De regreso a octubre.

Se estaba inventando el lenguaje del videoclip y de esa cosa que más tarde se llamó Rock Latino. Y vos estabas siendo pionero.

Hice El estudiante, para los Twist, y ahí arranqué. Estaba muy entusiasmado con hacer videoclips. Después también para Los Twist hice ¡Invasión! Y de ahí me empezaron a llamar. Con Fito teníamos amigos en común, y me decían que le había gustado mi trabajo. Una noche, en Nave Jungla, me lo presentaron, y él me dijo: “Me encantaría hacer un video con vos”. Y yo le contesté: “¡Ya!” Me ofrece hacer “Cadáver exquisito” del disco Euforia (1996). Un temazo. Encima duraba seis minutos. En la primera reunión, Fito me dijo que leyera Los siete locos (Roberto Arlt), porque el tema está inspirado un poco en eso. Y hablábamos de surrealismo, de Buñuel, de Un perro andaluz, de la historia argentina, de la tragedia argentina, de los desaparecidos, de Evita. Y bueno…

¿Las ideas las iba tirando Fito y vos ibas viendo cómo darle forma?

No. Fito no se metía mucho, te iba tirando puntas. Por ejemplo, te tiraba una novela, una foto o un poema que lo había conmovido. A mí no me pasó nunca que me digan leete una novela para hacer un videoclip. Y bueno, leí Los Siete locos y me encantó. Y después leí Los Lanzallamas, que es la segunda parte, y entonces armé toda una historia con los personajes y con la atmósfera de Roberto Arlt. Fito me hablaba del naufragio de la Argentina, y yo quería llevar eso a imagen. Quería filmar en un estudio con agua, que es una cosa muy complicada porque no se hace. Con el director de fotografía, Daniel Sotelo,  estuvimos investigando cómo podíamos filmar con agua, hasta que encontramos los estudios Baires, donde se hizo mucho cine argentino de los años 50. Ahí había una pileta enorme, separada con un vidrio especial, que habían traído de Alemania, y vos llenabas de agua una mitad o la otra, y filmabas de un lado o del otro de la pileta a través del vidrio. El problema fue que esa pileta estaba climatizada… originalmente, pero ya no. Así que imagínate, un estudio, el sol no pegaba, el agua estaba helada… Casi se mueren todos de frio. Pero armamos una carpa al lado con calefacción y mucho Tía María para que entraran en calor los muchachos. Fueron dos días de rodaje, y allí estaban los personajes de Arlt: Erdosain, Elsa, el cretino de Barsut… 

El video no arranca con música sino con un texto de Los siete locos. Y unos reflejos de agua, que adelantan un poco el clima del clip.

Si. Eso fue cosa de Dani Sotelo, que era un genio y que lamentablemente murió muy joven. En ese momento Dani era “EL” director de fotografía. Un ex profesor mío me dijo: “Este pibe hace cosas que no parecen argentinas, parece que fuera de otro lado, ilumina con los mismos faroles que nosotros pero tiene otra sensibilidad, otro ojo”. Y Dani, cuando ya habíamos tirado las primeras tomas, viene y me dice: “Pará, pará, ya lo encontré”. Se le había ocurrido jugar con el reflejo del agua. Se trajo una pelopincho de su casa, la llenamos y el iluminaba rebotando ahí, como haciendo “sapito” con la luz en el agua. Y a la pileta iban cayendo gente desvanecida, como desaparecidos, una bandera argentina, un pescado podrido, un busto de Belgrano, y una boa constrictor de 6 metros. Era una boa enorme. La trajo un tipo en el baúl de su Renault 12. Nos dijo: “Mirá que cuando la tiramos al agua se va enroscar y se va a poner dura como una piedra”, así que todas las tomas de la boa son primeras tomas. 

Del imaginario de Buñuel, de Arlt y del “naufragio de la argentina” que Fito te invitó a explorar, ¿qué quedó, más allá de lo que contaste? 

Mezclamos a Roberto Arlt con el tamborcito de Tacuarí, Evita con su embalsamador. Son todos personajes de la historia argentina que de manera medio surrealista se van cruzando en la historia y después vuelven a aparecer. Y, capaz que está mal que diga eso, pero la verdad es que es un video que me gusta mucho, me gusta mucho como está editado. Yo soy un fanático de la edición.

De todos los videos que has hecho Cadáver Exquisito es el que más valoro, porque es la combinación perfecta de un temazo y una realización impecable. De cada video tuyo me dan ganas de preguntarte un montón de cosas técnicas y de conocer la anécdota que hay detrás. 

Me gusta que lo valores, porque de los vídeos que hice con Fito es el que más me gusta. Hicimos un viaje a Nueva York de unos 15 días. Él terminó Abre en Nueva York, y estando allá lo empecé a arengar. Le dije: “¡Fito, estamos en Nueva York, hagamos un video!” Y lo hicimos, grabamos Dos en la ciudad en las calles de Nueva York, filmamos con Stedy cam en el puente de Brooklyn, y armamos al toque una historia con Cecilia Roth. Después, acá en el Tigre, hicimos una filmación en Super 8 con Cecilia Roth, hicimos un falso flashback, Fito se pintaba como si le faltaran los dientes, tenía el pelo largo de un solo lado. 

Después, en 1999, hiciste “Al lado del camino”, del disco Abre. 

Que también es un temazo. Ese lo hicimos en La Rioja. Fuimos a Talampaya a filmar, fue totalmente caótico pero quedó muy lindo. Para ese video, Fito me mostró un libro de una fotógrafa, Dorothea Lange, y ahí vimos fotos de rutas desiertas. Empecé a buscar rutas desiertas y nos fuimos a La Rioja. Y ambientamos en un pueblo abandonado que se llamaba “El chiflón”. No te explico el frío que hacía a la noche. 

Un capítulo aparte es “Llueve sobre mojado”, de 1998, el video insignia de la controvertida sociedad de Fito y Sabina, que llamaron Enemigos íntimos. 

“Llueve sobre mojado” creo que es el más grande que hice, con más presupuesto. Ganó el premio Carlos Gardel a mejor director, fue una puesta grande. Ese lo filmamos en Constitución, lo iluminó el Chango Monti, que es una leyenda. Creo que hizo dos videos en su vida, “En la ciudad de la furia”, de Soda Stereo, y éste. Muchísima producción, era otra época. Mucha gente también participando del video delante y detrás de cámara. Hicimos llover en toda la cuadra, algo que fue bastante complicado. Fito siempre me cargaba con eso y me decía: “¡Qué te pasa con el agua!, ¿qué problema tenés con el agua?”. Es divertido, porque cuando lo estábamos escribiendo pregunté por las fantasías de ellos y Fito dijo “dos chicas”. Ok, le puse dos chicas saliendo del piano llena de agua. Sabina tenía la fantasía de Belle de Jour, la película con Catherine Deneuve, hay una referencia a la película en la habitación de Sabina. Termina con una coreografía a lo Michael Jackson. Los tres de adelante eran bailarines, el resto eran todos amigos que se sumaron de onda. Estaban Fenna Della Maggiora, Ale Mariani, María Carámbula, Laurita Casarino, Divina Gloria, Marina Olmi. Todos los amigos de Fito. 

PS de Casiana Battista: Podríamos seguir recorriendo por horas las canciones y videoclips que ha realizado Mariano, también podríamos hablar de todo lo que ha hecho para TV,  pero en donde me gustaría detenerme, si es que tengo oportunidad, es en una de sus películas. Quizás en breve tenga novedades al respecto. Ahora, mirá el detrás de la escena de Cadáver con mucho de lo que hablamos en esta nota.

  • Casiana es diseñadora de imagen y sonido y futura administradora de empresas. Ha dirigido y producido piezas audiovisuales para cine y TV. Y también arma rompecabezas.

2 comentarios

  • Exelente nota!!! Me encanto. súper interesante saber el proceso creativo del detrás de cámara cuando se traba de acompañar la música de los grandes.

    Responder
  • :Que panzada !!! Que rEgalo para el Dia de los Padres!!! Estan todos, Sabina, Arlt, (mi) catherine,etc.,etc.Para LA HISTORIA.-fITO y Mucci.- Grande Casiana,gracias.-

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio