:reseña: Christian Ferrer x dos

Una selección de poemas de Emily Dickinson y un alegato a favor de las ideas libertarias –con aires de epístola y evocación- son las dos gemas aparecidas recientemente bajo el sello de Urania, la exquisita editorial porteña que dirige Ral Veroni. 

Las publicaciones tienen en común el nombre de Christian Ferrer, traductor de los escritos de Dickinson y autor de Estrellas de las antípodas, un ensayo breve que atesora las verdades últimas del pensamiento anarquista. Ambos textos se destacan por su concisión y belleza: dos cualidades que cuando asoman juntas pueden encender el aire, como el vuelo del colibrí. El formato plaqueta es el otro rasgo que hermana a estas ediciones de notable factura -tanto en el diseño como en la impresión- presentadas en la Feria de Editores 2020 y que se comercializan a través de internet.

Historia de un imposible

Estrellas de las antípodas. El misterio del anarquismo es el título completo de la publicación con la que Christian Ferrer decidió presentarse en este año raro. ¿Es posible vivir en un mundo sin dominación? Para responder al interrogante surgido de un ideal del pasado -curiosamente sin reivindicación en el presente- Ferrer propone un “alegato tranquilo”, según su propia definición. Lejos de las arengas y las proclamas altisonantes con los que se formatean los manifiestos políticos, el escritor se inclina por el género de las hojas sueltas para musitar –tal vez soplar a los cuatro vientos- los principios del anarquismo. El texto, entonces, se aleja de los géneros del “convencimiento” para aproximarse a un canto solitario a orillas del río.

“El título define, en algún sentido, lo que se va a leer: es decir, hay otras estrellas además de las que vemos en el cielo, sólo que cuando queremos alcanzarlas están siempre del otro lado. Y un poco fue así la historia del anarquismo, es decir, algo que en su momento parecía un imposible y que hoy –lamentablemente- nos resulta casi impensable”, señala Ferrer. Este decálogo -también balada- es, ante todo, una flecha al corazón de las jefaturas, los señoríos, las burocracias, las autoridades y toda forma de dominación. El texto describe la parábola del cometa ácrata y revela las coordenadas que permiten adivinar, en esas luces del cielo, un nuevo destino. Es también un método, un sumario para el futuro.

Despojado de todo artificio, Ferrer prefiere prescindir de cáscaras y revestimientos para concentrarse en el núcleo del problema: el centro mismo dondese esconde, desde hace años, esa pepita de oro llamada “la idea”. La fórmula química del conjuro libertario que en otros tiempos sacudió la tierra. Cada párrafo es una revelación y, en esas líneas, el lector puede verse cara a cara con el misterio. Para Ferrer, el deseo de vivir en un mundo “con justicia y placer” nos enfrenta a un dilema, especialmente, si no estamos dispuestos a reducir el término “placer”a mera decoración y aderezo. ¿Es posible que los seres humanos renunciemos a las jerarquías? Tal vez no tengamos esa memoria –o ese deseo- pero existen aspectos de la amistad y la conversación que podrían llevarnos tras la huella perdida. Quizás sea cuestión de tiempo, hasta que podamos vislumbrar la forma definitiva de esa criatura iridiscente que resiste envuelta en un remolino de cenizas. Quizás, de esos brillos que vuelan con los vientos libertarios puedan renacer encendidas las alas de un nuevo imposible. Algo que nos demuestre, una vez más, que no sólo por sismos y espanto la tierra es capaz de temblar.

Ante la presencia misma de Dios

Cuatro es el título de la plaqueta de Urania con los poemas de Emily Dickinson, traducidos por Christian Ferrer. “Son cuatro poemas breves y muy intensos –explica el escritor- a la vez que representativos de su poesía y del tipo de persona que era ella: íntima, espiritual y absolutamente consciente de cada pequeño detalle que Dios ha colocado en la creación”. Como sabemos, Dickinson publicó muy poco en vida, apenas un ramillete de ocho o diez poemas, la mayoría sin su nombre. De manera tal, que casi todo lo que conocemos de esta autora es póstumo. La larga historia de ediciones dispersas e incompletas que se inició cuando la hermana de la escritora encontró los textos, no estuvo exenta de intervenciones de todo tipo, tanto sobre la gramática como sobre el estilo original de esas creaciones. Como indica Ferrer, los poemas tenían números que, en realidad, fueron agregados a posteriori en un orden que tal vez indica el momento en el que fueron hallados pero que no representa el orden que le había dado originalmente la autora.

Como recién salidos del corazón de una ostra, estos poemas irradian una luz única en el mar de las novedades editoriales.“Ella no los publicó, pero tampoco los destruyó. En cierto sentido, los dejó para que alguien los encontrara”.

 

Ediciones Urania

https://www.facebook.com/ediciones.urania

https://www.instagram.com/edicionesurania/?hl=es-la

Catálogo Urania 2020: https://drive.google.com/file/d/1DMAn42iZ59GoF1k3NUq-6DfkB6Mh6BmJ/view

  • Magíster en Comunicación y Cultura Contemporánea (Universidad Nacional de Córdoba). Docente en la UNC y en la Universidad Provincial de Córdoba. En 2018 publicó Al rescate de lo bello (Caballo Negro Editora), una compilación de textos del escritor y periodista Jorge Baron Biza, con quien colaboró en trabajos de crítica de arte. Participó en diversas publicaciones universitarias como Hoy la Universidad, revista Alfilo, Interferencia, entre otras. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio
A %d blogueros les gusta esto: