:tomá cinco: comidas en la calle. Mario Borovich – guionista y productor

No sé si es porque en estos tiempos moverse por el mundo se ha puesto algo más complicado, o si solo se trata de que me encanta morfar, pero ante esta invitación a seleccionar un top five, la primera ocurrencia es de lugares del mundo donde comer al paso me ha regalado un instante mágico. O al menos, de un placer considerable.

1 . SHAWARMA  EN  BERLÍN

Debo reconocer que el mejor shawarma lo comí en una esquina del Barrio Turco de Berlín. Lo busqué en el Google Maps, pero no doy con él. Era una pintoresca y conocida avenida, llena de fonditas árabes. Ésta se distinguía por un horno de tambor que hacía unos pita maravillosos. Sí, sí, sumá los shawarmas de Tel Aviv, Jerusalem, Akko… Ahí prefiero los de cordero.
 
 
 

1. El último sapucay

En Londres, el fish and chips de un puesto en el Borrough Market. Vale la pena hacer la cola, es increíble.
 
 
 
 

3. El pancho polaco

 
Mucho menos prensa tiene un inolvidable pancho que comí en una estación de servicio con restaurante en la ruta entre Varsovia y Tarnow, en Polonia. No sé si por el hambre en medio de un rodaje, pero ese pancho rarísimo, con simple mostaza, fue espectacular (luego me enteré que ese modo de hacerlo con un agujero en la punta del pan era muy común en Europa Central, pero para mí, no habrá ninguno igual, no habrá ninguno).
 
 

4. todo lo de Doña Pochita

 
La mejor experiencia de comida callejera, quizás, lo tuve en Lince, en Lima, en Anticucho Doña Pochita. No sólo por lo rico que estaba, sino por la experiencia de buscarlo de noche siguiendo un consejo de Google. Lima, además, es la ciudad más deliciosa del mundo mundial, y tiene la mejor cocina. Mi lugar favorito: Sonia, en Chorrillos.
 
 
 
 
 

5. Knishes y yapa

Me queda un lugar para un quinto. Pondría ahí la Knishería de la Houston st. en New York, a pocas cuadras de Katz Deli. Todo es rico ahí, menos los knishes de chocolate. Sumo un consejo, comida china por ahí cerca, sin dudarlo, en Woo Hop.
 
Mario y sus knishes https://www.yonahschimmelknishes.com/
 
Bonus track: la pizza de dorapa en Imperio Chacarita o Pin Pum de Corrientes y Medrano, en Baires.
Listo, quedé pipón. Ay, qué canchero, cuenta que viajó. O parafraseando a Neruda, confieso que he comido.

  • Mario Borovich, productor y contenidista de tele, ex psicoanalista, ex mago, bon vivant como se pueda. @marioboro en Tw, @marioborovich en Ig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio