Tramas urbanas (2)

Desde hace años Javier Ferreyra recorre la ciudad de Córdoba en calidad de reportero gráfico. Como un efecto indirecto de ese trabajo, en los últimos años fue sacando fotos de gente que camina por las calles de los diversos barrios. Esos disparos captan la curiosidad de un vestimenta, de un accesorio o de un porte. A cada una de esas fotos, a su vez, le ha añadido un texto –a veces más reflexivo, otras más descriptivo o narrativo– que pone en relación la imagen con algún episodio, costumbre o hábito del pasado (una distancia que puede ser tanto de décadas como de siglos). “Todos mis intereses –de la moda al arte, de la semiótica a la gastronomía– confluyen en una unidad reflexiva de la que esta serie de fotos y textos dan cuenta. Registradas a lo largo de los últimos 4 años en la ciudad de Córdoba, sin una finalidad específica ni una idea concreta, fueron formando un espacio de íntima reflexión y desprolija escritura”, dice Ferreyra. 

3

La muerte del pintor Carlos Casagemas sumió a Pablo Picasso en una desolación aún más intensa que el hambre y el frío de un París que casi no prestaba atención a sus obras. Las dos o tres pinturas que realizaba por día, tenaz y determinado, no encontraban intereses y la pobreza acuciaba, el destino se mostraba esquivo y la muerte de Casagemas era un árido motivo que profundizó aún más la tristeza. En el cuadro que pinta para rememorar su funeral, Picasso introduce, a partir de la iconografía ya desarrollada por El Greco, cuerpos alargados, doble plano de visión y profundas cantidades de azul. Ya los impresionistas habían prescindido del negro en sus cuadros. Las sombras no son negras, decían, la oscuridad nunca es negra, sino que está compuesta por diversas tonalidades superpuestas de colores. “El entierro de Casagemas” inaugura el período azul de Picasso, marcado por el predominio de personajes tristes, caras angulosas, cuerpos alargados, planos sencillos, trazos voluptuosos y ojos profundos. Los arrabales de París y Barcelona eran pródigos en este tipo de seres desarraigados, tan predispuestos a la tristeza expresada en el uso rumboso del azul. Queda establecido: la oscuridad no es negra. La fotografía puede tener también su período azul. (Illia y Cañada, julio 2018)

4

El señor Hugo Boss tenía su fábrica de uniformes de trabajo en Metzingen, al sur de Alemania. Para el trabajador, la docilidad y la persistencia de la ropa son más importantes que la estética. Pero para un alemán de los años 30, utilidad y belleza se debían conjugar. Por eso los trazados rectos, el ajuste al cuerpo, la estrechez de las molderías, la firmeza de los puntos de apoyo. Cuando llegó el nazismo, le cosió los uniformes a los altos mandos y a los soldados de la Wehrmacht, y quedó pegado y maldecido por las consecuencias. El diseño formal de los uniformes que produjo Bossfueron representativos de una época en la que el trabajo y la estética empezaron a unificarse. La práctica militar es uno de los orígenes de la vestimenta. Los tiempos actuales hacen que sus formas se trivialicen y se soslaye su rigidez, o más bien, su rigidez sirva como anticipo de otros usos, menos estrictos y más volátiles. (Belgrano al 200, marzo 2019)

Entradas anteriores 

Tramas urbanas (1)

 

 

  • Licenciado en Letras Modernas de la UNC, fotógrafo del diario La Voz del Interior, docente en varias instituciones y de diversas materias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio