Tramas urbanas (9)

9

Los orígenes de la danza son difíciles de precisar con exactitud. Los griegos desarrollaron diversas formas de movimientos del cuerpo codificados según técnicas no escritas que tenían finalidad ritual. Los movimientos de los pies con los que los feacios homenajearon al hijo de Laertes fascinaron a Ulises según el capítulo 8 de la Odisea. En las tragedias griegas el baile aparece como acompañamiento de la tensión dramática y Platón defiende ciertos tipos de danza pero aborrece de otra, a la que llama “sospechosa” y que era la que realizaban las bacantes, imitando la embriaguez del cuerpo y los excesos en un proceso ritual. Las vasijas griegas tenían diversas posturas de danza y aunque nada de la música de ese tiempo ha sobrevivido, la habilidad de mover los pies y acompasar el cuerpo ha sido un legado suave y generoso. La danza es también pariente de la pantomima, movimiento ritual en los funerales romanos que remedaban irónicamente los gestos del difunto. Dice Pascal Quignard que la danza es anterior al lenguaje articulado, y que expresa la parte líquida del cuerpo. Sin pensar y sin objetivos, muchas veces estamos volviendo a esos pasos líquidos y gateantes del origen de la danza. (27 de abril y Orgaz, septiembre 2018)

Más Tramas urbanas:

  • Licenciado en Letras Modernas de la UNC, fotógrafo del diario La Voz del Interior, docente en varias instituciones y de diversas materias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vuelve al inicio