Canciones de navidad

La descuidada sección «el tema del día» que se convirtió en «el tema de la quincena», «el tema del mes», «el tema del semestre», enloquece brindando con champagne adulterado y pan dulce con pastillas abrillantadas. Llegando fin de año se decide a traerte finalmente y antes que termine el maldito 2020, un tema por día. Y a veces dos.

El santo protector de esta entrada no será Santa Claus, sino Dani The O y por eso la ilustración. No te vamos a mostrar las mejores canciones navideñas (aunque las habrá) sino las que se nos canten a nosotros.

Navidad nacional

Algunas las conocés, otras las conocías y no te acordabas y también habrá algo que te sorprenda. Ahora que todos están hablando del documental netflixero acá te entregamos un delicioso popurrí de canciones navideñas del rock de acá.

Sí con River de Joni evocábamos el bajón de las fiestas en general, León Gieco tiene un clásico que habla del bajón de las fiestas desde un punto de vista -no podía ser de otra manera- social: La navidad de Luis. Allí Luis rechaza con sencillez el regalo de una mujer ¿tal vez su patrona? que le ofrece un pan dulce y un poco de vino, porque «mi vida no es de navidad».

El padre de Luis es protagónico en la canción de Gieco. «Mi padre me dará algo mejor, me dirá que Jesús es como yo y así podré seguir viviendo». No ocurre lo mismo en el clásico de Attaque 77 «Papá llego borracho (navidad)». El tema es parte del álbum debut de la banda, grabado en apenas 40 horas durante la crisis del año 1988. Los cortes de luz y los diferentes horarios de trabajo de la banda no logran evitar la contundencia de Dulce Navidad, un LP que incluye varios clásicos del punk, como «Gil, Pasión de multitudes» (dedicado a Edda Bustamante) y el tema del que estamos hablando.

Con una desesperación parecida, Fito Páez canta «Navidad negra» en uno de sus mejores trabajos: Ciudad liberada. Páez, peleado con lo que ve a su alrededor, con parte de la sociedad y hasta con quienes eran su público, se despacha con 18 canciones que muestran sus mejores costados: ingenuo, brutal, elegante, enamorado, iracundo. «Navidad negra» acepta tres de los adjetivos anteriores. «Navidad negra, 2017, el mundo explota en los cinco continentes./ Navidad negra de dolor, navidad negra ¿En dónde está el amor?».

Hasta donde llega nuestro saber, los únicos que grabaron (dentro del espacio del Rock Nacional) un álbum entero vinculado con el tema fueron los platenses de El Mató A Un Policía Motorizado. Tampoco aquí vamos a encontrar lucecitas de colores y angelitos sonrientes. El EP  de 2006 se llama Navidad de Reserva, y contiene temas como «Villancico del final»: «Calor que quema, se termina la noche, no va a volver, vas a llorar, sos un blando y quema».

Y cerrando este hermoso compilado esperanzador y lleno de alegria, el clásico de todos los clásicos navideños, por un indispensable:

Nos quedaron afuera varias: «Bubulina», de Charly, «Navidad en el cielo, Bubulina se llevó mi amor»; «Villancico del horror», de Divididos: «Reyes vagos no entrega a domicilio porque no hay remís»; de Miranda: «Hoy es el día en que todo mal, no quería pero Navidad llegó y nada me deprime más»;  Los redonditos. que aunque era Oktubre. decían en «Divina TV fuhrer»una y otra vez «seré promovido para Navidad», y por supuesto los Decadentes: «Está llegando fin de año; está llegando navidad, la familia está con bronca y en las fiestas va a explotar.»

Felicidades para todos, nos escuchamos mañana. Prometemos que menos oscuros… o tal vez no.

Las canciones de días anteriores

Abran cancha, corazones y mente, la primera es la impar Joni Mitchell y «River»

“River” no es una canción navideña; pero transcurre durante las fiestas: «Llega la Navidad, están talando árboles», canta Joni, «Están poniendo renos, cantando canciones de alegría y paz». «En última instancia», escribe J. Freedom du Lac en The Washington Post , ‘River’ es una canción desolada sobre un romance roto y una mujer que quiere desesperadamente escapar de su angustia, diciendo repetidamente: «Ojalá tuviera un río para poder irme patinando». 

Empecemos tristes, entonces esta selección. La Mitchell le mandó un telegrama a Nash diciéndole que todo había terminado y después miró por la ventana y escribió esto.

Y de regalo:

Robert Fripp y Toyah Willcox. La canción no es navideña, pero no se le pueden quitar méritos al vestuario findeañero.

 

 

Autor

Vuelve al inicio