[cartas] de Harpo Marx a J.F. Kennedy

 

el poder siempre mira de reojo. Los comediantes miran para todos lados

Hace unas semanas vimos (sufrimos, presenciamos, nos sometimos a) el activo apoyo de Lady Gaga y Jennifer López al flamante presidente de Estados Unidos Joe Biden. También el de la joven leyendo un poema inaugural en la ceremonia de asunción. En todos los países y en todas las épocas, artistas de diferentes áreas (y calidades) han dado su respaldo a presidentes, primeros y primeras ministros, reyes, emperadores, califas, zares, césares y otros y otras mandamases. 

Tal vez la mejor de estas manifestaciones sea la que acompaña esta entrada: el más callado de los Hermanos Marx, Harpo, envía un telegrama a JFK el 20 de enero de 1961, cuando juraba como 35° presidente de su país.

Nota para milenials y centennials: JFK fue un ex presidente de los EEUU que murió asesinado. Los hermanos Marx eran un grupo de actores (músicos, escritores, bailarines) que brillaron en el mundo en la primera mitad del sigo pasado. Harpo era uno de ellos, su rutina implicaba que nunca debía hablar en sus películas y obras cinematográficas, y al mismo tiempo debía comunicarse a través de bocinas, del piano y, sobre todo, de su instrumento favorito: el arpa.

El texto traducido:

Primero: Congratulaciones. Segundo: ¿Necesita un arpista en su gabinete?. Tercero: Mis mejores recuerdos a su mami y papi.

Harpo Marx.

Hablan (Harpo un poco menos) los protagonistas

A mis 13 años, descubrí que algunas tiendas del vecindario estaban pagando un penique por gato. No recuerdo por qué. Me convertí en empresario. Groucho y yo estrenamos en el sótano el popular sketch del tío Al, Quo Vadis patas arriba. Precio de admisión: un gato. Fue mi primera actuación pública. Ingresamos siete gatos en taquilla, pero obtuvimos unas ganancias netas de solo cuatro centavos. Tres gatos se escaparon. Bueno, así es el negocio del espectáculo.

HARPO MARX

Con la primera mirada a mi primer público, volví a la infancia. Mi reacción fue instantánea e incontrolable. Mojé los pantalones.

HARPO MARX

Si una sociedad libre no puede ayudar a los muchos que son pobres, no puede salvar a los pocos que son ricos.

JFK

El coraje de la vida es a menudo un espectáculo menos dramático que el coraje de un momento final; pero no es menos magnífica una mezcla de triunfo y tragedia.

JFK

 

 

Autor

Vuelve al inicio