[Cuestionario fijo] Mariana Tarrío: El motivo es el color

Mariana Tarrío es artista visual. De formación arquitecta participó en los talleres de dibujo y pintura de Alejandro Arguelles y Fabián Attila, y de Grabado con Silvia Rocca,  Floki Gauvry  y Natalia Giachetta; intervino en las clínicas de Tulio de Sagastizábal,  María Carolina Baulo y Karina Peisajovich.

Sus medios expresivos son la pintura, el grabado y, en los últimos tiempos, la cerámica. “Las múltiples series y proyectos en los que trabajo siempre tienen el color como eje, como sustancia y como cuerpo. En series anteriores (“Enramadas”, “Recorridos”) ese vínculo con el color me motivó a transitar por caminos más cercanos a la figuración, para progresivamente llegar a un lenguaje en el que la pintura se libera de la representación y evoluciona hacia una abstracción apoyada en la geometría”, señala Tarrío.  

¿En qué estás trabajando en la actualidad?

Siempre me atrajo trabajar en varias series a la vez, y hoy no es la excepción. Primero aparece una investigación minuciosa en mi cuaderno de bocetos (paletas) desde una imagen en la que busco cada color de forma exacta. La geometría junto a diferentes escalas organizan el espacio. Esa misma paleta se va sometiendo a varios ensayos de relación y de forma en distintos soportes: lienzo, papel o volúmenes de otros materiales. Justo ahora acabo de terminar un cuaderno de la serie “Lazos”, con imágenes vinculadas a personas cercanas. Arrancó como respuesta a la necesidad de pensar de qué manera compartir sensaciones y evocar momentos en ese tiempo sin tiempo que fue la cuarentena. Mi serie preferida es “Variaciones”, que la vengo trabajando hace unos años, donde analizo paletas de obras de pintores de la historia del arte nacional e internacional con los que me vinculo por pura sensibilidad. Y, en paralelo, salto a otro compartimiento, el del grabado, con la serie “Ejercicios de color”. Estos cambios van sucediéndose sin explicación. Me sorprende y lo siento vital para huir de la monotonía. Existe una dualidad en la que convive el estudio previo con la sorpresa y el azar, ambos se enlazan en algo inesperado que incorporo a la obra. Por ejemplo, si uso alguna trama geométrica en particular, siempre se alterará con el color o la forma.

“Variación sobre Puerto de Triestre de Egon Schiele” (Primer Premio Adquisición Concurso Bancor 2020).

¿Cómo definirías lo que estás produciendo y cuáles serían los antecedentes tanto internos a tu obra como externos que te llevaron hasta este punto? 

Estos saltos de los que hablo se refieren a los diferentes lenguajes con los que me propongo comunicar. Mis medios expresivos son la pintura, el grabado y ahora estoy incursionando en la cerámica; además, debe ser por mi condición de arquitecta, me atrapa lo instalativo. Me atrae el volumen y el espacio que se genera tanto en el plano como en la tercera dimensión. La pintura es placer en la búsqueda del color exacto, así como la aplicación de la materia sobre la tela después de preparar la paleta justa. “El color es una sensación”, decía Goethe. Las múltiples series y proyectos en los que trabajo siempre tienen el color como eje, como sustancia y como cuerpo. En series anteriores (“Enramadas”, “Recorridos”) ese vínculo con el color me motivó a transitar por caminos más cercanos a la figuración, para progresivamente llegar a un lenguaje en el que la pintura se libera de la representación y evoluciona hacia una abstracción apoyada en la geometría. 

 

¿Cómo es el proceso de creación? ¿Tenés en claro gran parte de lo que querés antes de ponerte a trabajar, o la creación se define en el taller y con los materiales seleccionados? 

Todo comienza con la observación, que suele ser accidental, a veces recorriendo un museo, una galería o las redes sociales. Otras  buscando obras de artistas que me interesan por algún motivo. Luego me siento en la compu a investigar y voy armando archivos de imágenes con sus datos. Se presenta el cuaderno para explorar la paleta, pruebo los tonos y armo la cromatopía. Cuando tengo algunos ejercicios preparados, voy sobre el lienzo con una trama geométrica y arranca la pintura a pincel y tiralíneas. Es ahí donde se filtra la sorpresa. Hay algo que aparece de afuera, lo único que estudio previamente es el color, pero no la forma ni la relación entre ellos. Esto me permite crear rendijas donde se filtra algo diferente y puedo modificar la escala y volver a empezar, esperando cualquier accidente que me convoque a cambiar el rumbo.

 

¿De qué artista o movimiento contemporáneo argentino o del extranjero te sentís cerca, o al menos lo has incorporado como un interlocutor silencioso para pensar tu trabajo? 

Entre la docencia y mi carácter curioso, creo que podría enumerar muchos artistas que me atraen y motivan. Siempre me sentí cerca del expresionismo abstracto, del constructivismo ruso, del cubismo, del arte concreto, y por sobre todo me atrapa el color. Últimamente  estoy leyendo libros protagonizados por artistas. ¿Será una manera de resonar en tanta confusión y de animarse a ser diferente?

 


Premios 

Primer Premio Adquisición, XIII Premio de Pintura Bancor, Museo Tamburini (2020); Premio a la Creación Artística, Pintura, Universidad de Belgrano (2019); Selección, Bienal de Arte Integral, Pintura, Universidad Nacional de La Matanza (2015); Selección, Salón de Palermo Viejo, Central Newbery (2014). Obras suyas forman parte de colecciones privadas y del Museo Tamburini. 


Mariana Tarrío en redes sociales 

Instagram: @marianatarrio
 

  • Licenciado en Letras Modernas y periodista cultural. También incursionó en la docencia y la escritura de guiones documentales. Publicó el libro de cuentos El fin de la intimidad, y tiene otro más inédito, además de uno de perfiles en preparación.

Vuelve al inicio