Gritos (Engañapichanga 17)

Tienes que añadir un widget, una fila o un diseño preconstruido antes de que puedas ver algo aquí. 🙂

 

para Anna Magnani

 

… ¿me deja gritar?… ¿así que puedo? Mire que grito, porque sí nomás, porque se me atraviesan en el gañote, gritaría de distintas maneras, pero sería un buen aullido, uno de lobo, el primero para descargarme las penas, como Christina Aguilera aúlla It’ s a Man’s World en un homenaje a James Brown o como grita Anna Magnani corriendo detrás del camión alemán en el que se llevan a su novio, un tipógrafo, oh… un tipógrafo… ¿ve cuántas coincidencias se entreveran?… antes de que la ametrallen y quede tirada muerta en la calle, con su hijito que ve todo, en Roma, ciudad abierta,  y después gritaría como Janet Leigh en la ducha, en la más famosa escena del cine, en Psicosis; aullaría como las dobles de voz, las dobles de grito en Blow Out de Brian De Palma, como gritan los obreros de la construcción en mi oreja todos los días desde las 7.30 en el edificio de al lado y en aquel otro y ese otro y ese de más allá, como los futuros marines monstruosos de Full Metal JacketNacido para matar– de Stanley Kubrick; como Annie Girardot –Nadia– en Rocco y sus hermanos, que no quiere morir acuchillada, como Emmanuelle Riva grita ¡Qué joven fui un día! en Hiroshima, mon amour, como Janis Joplin en Ball and chain, como Graciela Borges psicoanalíticamente aullando ¡Mamá, mamá! en la película Heroína, como Mireille Darc en Weekend, la de Godard, cuando en un choque múltiple sale de un auto envuelto en llamas gritando ¡Mi cartera Gucci!, que ahora sería Louis Vuitton; gritaría en silencio ante tanto dolor en el mundo como Ingrid Thülin en Gritos y susurros.

 

 

Autores

  • Licenciado en Cine UNC, luego integrante del LTL. Vivió exiliado 10 años y a su regreso, en 1984, fue director de teatro de varios grupos reconocidos y docente en Cine y Teatro de la UNC, de donde se jubiló en 2017. Desde 2008 escribe novelas y relatos autobiográficos. Ya tiene 16 libros publicados, entre los que se destacan El chico y Perla, un retrato del vínculo con su madre.

  • Ilustrador, artista plástico, humorista. Publica y publicó en todos los medios que vale la pena. Hace buenos asados, vive con Marisa y tiene un perro que se llama Teo.

Un comentario

  • Ahora le agregaría al final:
    ¿Vio? ¿Escuchó? Se tuvo que tapar las orejas… Son gritos poderosos.
    Dejemos este silencio, que cunda.
    Permítame uno más, chiquito: Miau.

Los comentarios están cerrados.

Vuelve al inicio