Guillermo De Torre y el único poemario ultraísta

Años antes de que publicara su monumental e imprescindible Historia de las literaturas de vanguardia (1925, reeditado y ampliado en 1965), Guillermo de TORRE (1900-71), escribió su única obra de creación poética: Hélices (1923). Por entonces Guillermo De Torre frecuentaba a Vicente Huidobro, Ramón Gómez de la Serna y Rafael Cansinos Asséns, naturalmente, esto se ve reflejado en esta colección de poemas profundamente imaginativos (algunos de ellos ya publicados en las revistas y antologías de vanguardia como: “Grecia”, “Cosmópolis” y “Cervantes”). 

Con Hélices dio por concluida su faceta creativa, abocándose a la crítica literaria, fundando y colaborando incansablemente “Revista de Occidente”, “La Gaceta Literaria”, “Sur”, entre muchas más, así como también junto con intelectuales de su tiempo (Pedro Henríquez Ureña, Amado Alonso, entre otros), fundaron la editorial Losada, siendo él quien supervisó la colección de poesía. Pero regresando a Hélices, De Torre fue el primero que intuyó y anunció el movimiento ultraísta. Por eso mismo es él quien más lejos supo explorar y llevar las posibilidades renovadoras que entrañaba dicho movimiento. Se trata de una colección de poemas escritos entre 1918 y 1922. Versos que apuntan contra Rubén Darío y sus epígonos. 

Con esa voluntad de renovación está escrito el libro. Con un léxico rebuscado, De Torre opta por términos tomados en su mayor parte de la mecánica; pero pertenecientes también de la fisiología, de la química, de la medicina, de la física en general. Usa (y abusa) del neologismo. Lleva a la lengua hacia cierto estado de paradoja, hacia zonas exploradas también aunque con mayor gracia por Francis Picabia y Tristán Tzara. Una elaboración a favor de la imagen. “Aviónicas hilanderas/ tejen el lino nostálgico/ de la neblina boreal”. En De Torre, no hay ritmo, tampoco rima, ni ilación. Poesía a base de imágenes que se suceden con una veracidad y fuerza evocativa poco comunes. El poemario no guarda lugar para la música, ni la anécdota. Así, los poemas “Trapecio”, “Cabellera”, “Pararrayos”, “Aviograma” y “Paisaje plástico”, acaso sean sus composiciones más representativas a su audaz e intenso programa. Una última rareza. Hélices está dividido en diez secciones, la última de ellas está compuesta por 26 haikus. Raro ejemplo de producción ultraísta española. Hora de reeditar este notable libro. 

Primera edición de Hélices (Editorial Mundo Latino, 1923). Imagen de tapa: Barradas y Vázquez Díaz

 

Autor

  • Nació en Buenos Aires en 1980. Es narrador, poeta, traductor, editor, y periodista. Publicó más de veinte libros, entre ellos El busto de Chiara (2018), Las cartas secretas de Georges de Broca (2019), Los soñantes (2019), El rapto de Helmut Kelsen (2020), Un misterio luminoso (2020) y El sueño de un poema (2020).

Vuelve al inicio