Paraná, historias de un rio II: Correntino y mallonero

Segunda entrega de Paraná, historias de un rio, de la productora correntina Payé Cine (presente en las páginas de Barbaria desde el principio). Su director, Juan Richieri, habla del episodio Correntino y mallonero, y de una muy particular peregrinación,

Para encarar este segundo episodio de Paraná Historias de un Río, decidimos narrar la vida de una familia de pescadores con mallón, la pesca con redes en el Río Paraná.

Alberto Medina y su familia nos abrieron las puertas de su casa para hacer una buena previa de producción antes de filmar y, por esos días, nos enteramos que ellos iban a hacer la tradicional procesión a la Basílica de la Virgen de Itatí, pero no caminando, como tantos cientos y miles de promeseros una vez al año, sino por el río, navegando las aguas del río Paraná hasta llegar a Itatí.

Nos miramos y comprendimos que era una hermosa historia para ser contada. Cómo viajaban Alberto y toda su familia (junto a otras canoas de pescadores) para agradecer a la Virgen de Itatí recorriendo 71 kilómetros por el río y en dos canoas.

Nos dimos al desafío de organizar la producción porque serían un día y medio o dos de viaje, realizando paradas en determinadas postas donde se acamparía con ellos y donde había que resolver también la logística de producción de aquel equipo de trabajo.

Así fue que, por tierra, iba parte del equipo de producción mientras yo, en dirección con los dos camarógrafos y los sonidistas, viajábamos en las canoas con los pescadores y sus familias.

El registro del viaje nos permitió registrar desde cerca el profundo amor, el acto de fe y ofrenda que aquellas personas tenían para con su Madre de Itatí.

Desde luego, como toda nuestra serie, nos concentramos también en dar registro a un oficio relacionado al río como es, en este caso, el del pescador con red, el mallonero.

Este episodio ganó el segundo premio del Festival Internacional de Cine Pobre de Gibara, en Cuba, y es siempre, un hermoso recuerdo el haber hecho esta procesión a la Virgen de Itatí, navegando nuestro río Paraná.

Autor

Vuelve al inicio